EUGENIA NIÑO, LA VIRTUD DE TRANSFORMAR EL LIBRO EN ARTE

Conserva la fuerza y el nervio de aquellos que convirtieron las vanguardias artísticas en un nuevo himno generacional. Alfredo Alcaín, ‘Equipo Crónica’ o ‘Las Costus’ formaron parte de esa nueva sinfonía artística basada en la experimentación y el arte pop que dirigió Eugenia Niño (Caracas, 1934) desde la Galería Sen. Icono de la “movida”. De la modernidad. Animada por Manolo Millares y Gerardo Rueda, emprendió dicha aventura artística a finales de los 60, cuando España empezaba a mirar en tecnicolor el baúl de sus recuerdos y las obras gráficas comenzaban a pagarse a plazos. Habla en presente de manera crítica y sin censura. Espíritu de la vieja escuela de galeristas que buscaba la verdad hasta en las capas subterráneas del cuadro. Y del artista. Una filosofía que también tiene Vuela Pluma Ediciones, editorial y galería de arte en la que también participa su hija, Gemma de Suñer. Allí el libro se concibe como un objeto literario y artístico. Versos al óleo sobre cartón. Plasticidad poética de edición limitada.

Only Premium: Abrió la galería Sen en 1969, e imagino que los inicios no fueron fáciles…
Eugenia Niño: Aquellos años no eran tan grises, al menos en el arte no lo era. Antoni Tàpies había estado en la Bienal de Venecia y José de Castro Arines, que era un gran crítico de arte, ya había escrito sobre Eduardo Chillida. Empezaba “la cosa moderna”, como quien dice. De hecho, la única censura que tuve en aquella época fue con una exposición colectiva que se llamaba ‘Los siete sentidos’, que organizábamos cada ocho años. En la primera exposición que hicimos, allá por 1973, Alfredo Alcaín colocó debajo de la escalera de la galería Sen una especie de altar que llenó de estampitas. Entraron las Fuerzas Nuevas y les tuve que dar 100 pesetas para que no destrozaran el altar de Alfredo (suelta una carcajada mientras recuerda la escena).

EUGENIA NIÑO Y SERGIO ARJONA CONVERSAN SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LA GALERÍA VUELA PLUMA EDICIONES.

EUGENIA NIÑO Y SERGIO ARJONA CONVERSAN SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LA GALERÍA VUELA PLUMA EDICIONES.

O.P: ¿A quién recuerdas de aquella época?
E.N: Estaba Juana Mordó, Juana de Aizpuru...Todas las galeristas éramos mujeres, los únicos que eran hombres eran Enrique Gómez Acebo y Fernando Vijande. ¡Si nos reuníamos en la cafetería del hotel Wellington una vez al mes para contarnos las cosas!

O.P: ¿Para usted fueron mejores aquellos años que estos, artísticamente hablando?
E.N.: Sí, hombre, mucho mejor. Antes vendíamos a plazos y la gente joven iba. Allí expuse a Nacho Criado o a Elena Asins. Fuimos la cabeza de los modernos. En el año 1971, como teníamos muchos estudiantes alrededor que no podían comprar, se me ocurrió hacer una edición de obra gráfica. Empecé a 366 pesetas por obra. Fui la única que hice aquello.
Aunque era muy poco dinero, editábamos una obra gráfica al mes para los suscriptores. De aquellos estudiantes salieron arquitectos muy importantes, como Enrique Álvarez, Julio Carvajal o Alberto Anaut.

"Antes vendíamos a plazos y la gente joven iba. Fuimos la cabeza de los modernos."

DETALLE DE LA EXPOSICIÓN. UN ESPACIO SITUADO EN LA CALLE SAN LUCAS 3 DE MADRID, DONDE SE UNE LITERATURA Y ARTE.

DETALLE DE LA EXPOSICIÓN. UN ESPACIO SITUADO EN LA CALLE SAN LUCAS 3 DE MADRID, DONDE SE UNE LITERATURA Y ARTE.

O.P: Desde entonces hasta ahora, ¿ha cambiado el concepto y la funcionalidad de la galería de arte?
E.N: Ha cambiado. Por aquel entonces las galerías comprábamos. En mi caso compraba obra que luego exponía y seguía a los artistas que me interesaban. Yo no sé si eso sigue así, pero me da la sensación de que no. Las galerías antes se contaban las cosas, pero ahora no se cuentan nada porque todo el mundo trabaja por su lado. Antes buscábamos los cuadros y lo hacíamos todo, hasta pagábamos el camión de vuelta. Eso lo hacen ahora los comisarios, ¿Entonces qué hace un galerista? ¿Sentarse a que le monten la exposición? No lo entiendo.

O.P: ¿Considera que se ha perdido el gusto estético?
E.N: El regusto de buscar y montar los cuadros, incluso el catálogo, se ha perdido. Ha habido como un corte, y la inquietud del saber no existe en el mundo del arte. Me duele mucho ver que la cultura se haya reducido tanto. Con la juventud de antes podías hablar. Ahora, no.

O.P: ¿Por qué cree que se produce esa desconexión, esa falta de diálogo?
E.N: Falta reunirse. No estoy en contra de las nuevas tecnologías, para nada, pero falta conversación. Aquí muchas veces nos reunimos, pero no viene gente joven. La gente más joven puede tener 40 años.

"El regusto de buscar y montar los cuadros, incluso el catálogo, se ha perdido."

EUGENIA NIÑO MUESTRA LA OBRA DE LA ARTISTA CARMEN CALVO, UNA DE LAS PRIMERAS SERIES QUE SACARON DESDE VUELA PLUMA EDICIONES.

EUGENIA NIÑO MUESTRA LA OBRA DE LA ARTISTA CARMEN CALVO, UNA DE LAS PRIMERAS SERIES QUE SACARON DESDE VUELA PLUMA EDICIONES.

O.P: ¿Es más complicado editar arte que literatura?
E.N: Creo que son dos cosas diferentes. A la literatura acude más gente, pero el arte sigue siendo minoritario. La literatura se nutre del boca a boca y el arte no.

O.P:¿Cómo definiría esa fusión del mundo artístico con el literario que sostiene Vuela Pluma Ediciones?
E.N: La literatura es importantísima en el mundo del arte. Los cuadernos de dibujo de las hermanas Brönte ya te contaban una historia a través del dibujo. La pintura puede ser literaria y el libro puede ser artístico. Ahí entraría Modiano. Nosotras somos modianescas. Yo adoro a Modiano porque es totalmente arte. Es la búsqueda del personaje. De hecho, cuando le dieron el premio Nobel lo celebramos como si nos lo hubieran dado a nosotras.

O.P: ¿Siempre tuvieron claro que iba a ser una editorial dedicada al arte?
E.N: Al principio iba a ser sólo editorial, pero luego empezamos a hacer exposiciones pequeñitas. De hecho las hacemos, porque siempre procuramos apoyar las ediciones.

O.P: ¿Qué cualidades debe tener un artista para que se le considere como tal?
E.N: Tiene que ser una persona inteligente, tener ideas. Tiene que ser raro, diferente a todo el mundo. A mí eso de que sea normal, o que sea un ermitaño que no se quiera contaminar, tampoco me sirve. Estoy cansada de eso. El que no se quiera contaminar que no haga exposiciones. El arte es un sentimiento y el artista tiene que tener una trayectoria, tiene que tener unos padres y unos hijos. Todos los artistas tienen una lectura.  

"El que no se quiera contaminar que no haga exposiciones. El arte es un sentimiento"

INTERIOR DEL ESTUDIO QUE EUGENIA NIÑO TIENE EN SU GALERÍA DE ARTE. EN ÉL SE COMBINAN LOS RETAZOS DE SU VIDA CON LOS DEL ARTE.

INTERIOR DEL ESTUDIO QUE EUGENIA NIÑO TIENE EN SU GALERÍA DE ARTE. EN ÉL SE COMBINAN LOS RETAZOS DE SU VIDA CON LOS DEL ARTE.

O.P: Actualmente, ¿qué entendemos por crítica de arte?
E.N: Para mí la crítica de arte no existe. Ahora todo lo que leo es estupendo y falta la crítica de verdad. En mi época escribía Paco Calvo, que decía quién le gustaba y quién no. Incitaba a la discusión. Antes la unión con los críticos era mucho mayor que la que hay ahora.

O.P: ¿Cree que falta originalidad en el arte contemporáneo?
E.N: Hace 20 años que no me conmueve nada. Quiero que salga algo excepcional y aún lo estoy esperando. En literatura más, pero en el arte queda el cuadro, la obra. Los libros te influyen por lo que piensas. El cuadro te conmueve, pero te afecta, porque lo ves. A mí me afecta mucho la pintura.

"El arte queda el cuadro, la obra. Los libros te influyen por lo que piensas. El cuadro te conmueve, pero te afecta, porque lo ves."

O.P: ¿Cómo consiguió ‘Tango de vuelta’, aquel libro inédito que Julio Cortázar hizo con el pintor Pat Andrea?
E.N: Un día hablé con Pat Andrea y me dijo que hizo un libro con Julio Cortázar, pero que éste nunca salió publicado. Dio la casualidad que un día en ARCO se acercó una colombiana (Celia) que vivía en Miami y me dijo que tenía un problema con unas cajas de libros que le dejó Elizabeth Frank, la editora del libro, porque no sabía qué hacer con ellas. Entonces le dije, no sé por qué, que cuando llegase a Miami, abriera una caja y me comunicase de quién eran los libros, porque estaba interesada. Nada más llegar me llamó y eran los libros. Le compré la edición entera, 250 libros, aunque diez estaban muy estropeados. Llamé a Pat Andrea para decirle que tenía la edición y que había comprado todos los libros que había dejado Elizabeth. Fue una casualidad. Pat me dijo que no me preocupara y que cada dibujo, que eran 35 imágenes impresas, lo iba a pintar a mano. Y así lo hicimos. Montamos la exposición. Ese sí es mi orgullo.

O.P: Tras ver el portal y el proyecto, ¿qué opinión le merece Only Premium y qué crees que puede aportar dentro del mundo de las galerías de arte?
E.N: Es diseño y arte. Podéis abrir un camino nuevo porque no ha habido cosas conjuntas que entre diseño y arte.

 

Recuerda apuntarte a nuestra Newsletter para mantenerte informado de nuestros nuevos contenidos en el Blog+.

Arte. ARCO. Madrid. Cultura. Pintura. Literatura. Libros. Editorial. Diseño. Venezuela. Julio Cortázar. Only Premium. Vuela Pluma Ediciones.

Compartir